AEGILMO


 

 

 

 

El Cantar de Bereterretxe

 

El de Bereterretxe es seguramente el cantar medieval más conocido hoy en todo el País Vasco. A ello han contribuido los cantautores y sus discos, pero también tienen parte en este éxito lo dramático del tema y la calidad del texto. Transmitida oralmente, esta composición narra uno de los muchos episodios de las luchas entre clanes rivales. El crimen que se denuncia en el cantar tuvo lugar entre 1434 y 1449, y fue ordenado por el Conde de Lerin. 

 


a la página principal

 

 

EL CANTAR DE BERETERRETXE

        anónimo , siglo XV

 

 

        Ni tiene médula el aliso

        ni tiene hueso el requesón.

Nunca hubiese creído que un noble pudiese mentir.

 

        Qué valle tan extenso

        el valle de Andoze!

Se me ha partido en tres, sin arma, el corazón.

 

        Bereterretxe, desde el lecho,

        se dirige quedamente a la doncella:

«Ve y mira si aparece algún hombre».

 

        La doncella, diligente,

        le cuenta lo que ha visto:

tres docenas van de una a otra puerta.

 

        Desde la ventana, Bereterretxe

        saluda al señor conde,

le ofrece cien vacas con su toro.

 

        El señor conde,

        como un traidor:

«Bereterretxe, sal a la puerta, enseguida volverás».

 

        «Madre, dame la camisa,

        quizá la última que vista,

el que siga vivo no olvidará el segundo día de Pascua.

 

        Llegué a Ligi,

        se me cayó el sombrero,

se me cayó el sombrero y yo no podía alargar la mano.

 

        Llegué a Ezpeldoi,

        Allí me ataron a un roble,

allí me ataron a un roble y me mataron.»

 

        Bostmedieta abajo

        corre Mari Santz.

Entra en casa de Buztanobi en Lakarri arrastrándose de rodillas.

 

        «Joven Buztanobi,

        hermano querido,

si no tengo tu ayuda, mi hijo está perdido.»

 

        «Calla, hermana,

        por favor, no llores;

si es que aún vive, tu hijo está en Maule.»

 

        ¡Qué carrera de Mari Santz

        hasta la puerta del señor conde!

«¡Ay, ay, dónde está mi hijo querido!»

 

        «¿No tenías otro hijo

        además de Bereterretxe?

Está muerto cerca de Ezpeldoi; ve y levántalo vivo.»

 

        Habitantes de Ezpeldoi,

        jente sin corazón.

Tenían un cadáver y nadie lo sabía.

 

        La hija de Ezpeldoi

        se llama Margarita

a manos llenas recoge la sangre de Bereterretxe.

 

        ¡Qué hermosa colada

        la colada de Ezpeldoi!

Dicen que hay tres docenas de camisas de Beretxerretxe.

 

 

Traducción: Koldo Izagirre

Versión original: BERETERRETXEREN KANTOREA

© Traducción: Koldo Izagirre    

anónimos

 

siglos
15
16
17
18
19
20

 

índice
alfabético
de poemas