AEGILMO


 

 

Del mismo autor:

 

PARIS-BEURET
      (1951)

UN DÍA, EN ZUBEROA...
      (1951)

 

 

Jon Mirande

    (Paris, 1925-1972)

 

Hijo de emigrantes de Zuberoa, la más pequeña y montañosa de las provincias vascas, gran políglota, su vida está marcada por la insatisfacción: poeta e intelectual, trabajó siempre como traductor en el ministerio de finanzas; vasco por tradición y vocación, vivió en la capital de un estado que negaba su nacionalidad; elitista y heterodoxo, fue duramente criticado por sus contemporáneos vascos... Su poesía es una mezcla de tradición formal y modernidad temática, en la que se unen crítica, erotismo y un irredentismo más mítico que político.

 


a la página principal

 

 

BALADA DE LOS VASCOS HONRADOS

        Jon Mirande , 1950

 

 

(Que al mismo tiempo es una plegaria

dirigida al dios vasco Ortzi,

hecha por uno que no es honrado).

 

Son anchos de cuerpo, ágiles,

se cubren con boina,

hablan vasco y creen en Dios,

voz nasal —por lo grande—,

son muy, muy honrados,

y se creen hidalgos ...

...Aunque sus maneras sean de villano.

(Que el dios Ortzi me libre

de parecerme a ellos).

 

En un principio vivían en las tinieblas.

Pero de lo alto llegó la luz a Euskadi:

Dios y Ley Ancestral.

Ahora viven iluminados

iluminados y honradamente

como buenos demócratas.

(Que el dios Ortzi me libre

de iluminarme como ellos).

 

Tienen una gran cultura,

de cuentos, refranes y nanas,

entienden de política,

pelota, baile, villancicos

y púdicos cantos.

Incluso saben leer el misal.

(Que el dios Ortzi me libre

de leer como ellos).

 

Saben multiplicar

y se enriquecen en América;

pero también allí son honrados,

se reunen en las sociedades patrióticas,

aunque más a menudo

se reúnen en la iglesia.

(Que el dios Ortzi me libre

De enriquecerme como ellos).

 

Se casan formalmente

con la bendición

del cura o del alcalde

—porque su gusto es

de lo bueno lo mejor—

con muchachas virtuosas.

(Que el Dios Ortzi me libre

de casarme como ellos).

 

Se me olvidaba

alabar en estos versos

su nacional vestimenta,

la camisa blanca

que lucen los domingos,

acaso tan limpia como su corazón.

(Que el dios Ortzi me libre

de ser tan limpio como ellos)

 

 

POSTDATA:

 

Del mismo modo que tú, Javhe,

eres el Señor de los vascos

como lo fuiste de los judíos,

que Ortzi impida,

suceda lo que me suceda,

que me haga tan honrado como ellos.

 

 

Traducción: Felipe Juaristi / Koldo Izagirre

Versión original: EUSKALDUN ZINTZOEN BALADA

 

© Jon Mirande    

© Traducción: Felipe Juaristi / Koldo Izagirre    

anónimos

 

siglos
15
16
17
18
19
20

 

índice
alfabético
de poemas